Policía de Cerro Largo incautó $2.174.873 en mercadería de contrabando

El pasado 6 de octubre, personal de Investigaciones de Zona II de la Jefatura de Policía de Cerro Largo fue alertado sobre un camión que trasladaba mercadería de contrabando desde Yaguarón hacia Montevideo, por lo que se montó un operativo de control vehicular. Éste tuvo lugar en las inmediaciones de Joaquín Antonio Gundin y Felipe Ferreiro en el centro de la ciudad de Río Branco.
Tras ser detenido, y luego de registrarlo, se pudo establecer que trasladaba más de seis toneladas de suprema de pollo comprada en Yaguarón.

El caso fue puesto a disposición de la Fiscalía correspondiente donde se dispuso la incautación del camión y la mercadería y la detención de su conductor.

G.I.G.V. de 59 años compareció ante la Justicia  donde fue condenado como autor penalmente responsable de un delito continuado de contrabando a la pena de 12 meses de prisión de cumplimiento mixto (4 meses de prisión efectiva y  8 meses de libertad a prueba).

El camión y la mercadería fueron valuados en 1.521.180 pesos uruguayos.

El segundo hecho ocurrió el 8 de octubre próximo a las 19:35 en las inmediaciones del kilómetro 405 de la ruta 8. En un procedimiento de control de rutina se detuvo a dos camionetas y se ubicaron en su interior frutas, verduras, bebidas gaseosas y alcohólicas, productos de higiene, alimentos varios y comida para perros ingresada ilegalmente al país y valuada en 259.725 pesos uruguayos.

El caso fue puesto a disposición de la Justicia donde se dispuso la incautación de ambos vehículos y de la mercadería. Los vehículos fueron valuados en 393.968 pesos uruguayos.

Posteriormente la Justicia dispuso que los comestibles y las bebidas gaseosas sean donados a instituciones públicas previa valoración de Bromatología, la comida para perros sea donada a la protectora de animales y las bebidas alcohólicas sean destruidas.

Los conductores de las camionetas fueron emplazados sin fecha.

Melo 18 de octubre del 2021.

Prensa y RR.PP. Jefatura de Cerro Largo.

Se trató de dos procedimientos diferentes en los que se incautaron más de seis toneladas de pollo, frutas, verduras, bebidas alcohólicas y gaseosas, productos de higiene y alimento para perros.